ARREPENTIMIENTO: DELINCUENTE SE RINDE A LOS PIES DE JESUCRISTO Y REGRESA LO ROBADO

Dios siempre tiene la predisposición de perdonar a todos los que se arrepienten de corazón. Este es el caso de un hombre que por años se dedicó al robo en diferentes negocios. Sin embargo, el arrepentimiento de sus acciones llegó a su corazón estando en la cárcel, y decidió rendirse a los pies de Jesucristo. Además, su arrepentimiento hizo que regresara a sus dueños todos los objetos que robo.

El hombre se dedicaba al robo en tiendas y centros comerciales minoritarios de California, en Estados Unidos. Pero, un día las autoridades policiales lo detuvieron y un juez le impuso una condena de 45 días de prisión.

Mark, en su estadía en sistema penitenciario participó en estudios bíblicos, donde tras conocer la verdad, se arrepintió de sus pecados y se declaró servidor de Jesucristo. El hombre su conversión la hizo en la prisión del Condado de Los Ángeles.

Tras su conversión el hombre al salir de cumplir la pena que le impusieron decidió regresar todo lo robado, lo cual ascendía a 200 mil dólares.

Ayuda en la conversión de otros

“Mark sabía que tenía que entregar los objetos robados como parte de su arrepentimiento. Quiso darlos a la iglesia local, pero se le instruyó que debía regresara a  la tienda de herramienta donde laboraba” fue el relato del pastor Dan.

El hombre hizo la acción pese a saber que corría el riesgo de regresar a la cárcel, porque al regresar los objetos era evidencia clara en su contra. Lo que significaba que le podían imponer otra condena.

“Pero Mark era sincero al servir a Jesús. Así que fue a la tienda y se lo devolvió. Los empleados de la compañía se sorprendieron y le agradecieron su valor”, afirmó el líder religioso de la congregación del ex delincuente.

No obstante, hasta la fecha Mark permanece libre, pese a que entrego todos los bienes que robo, cuando andaba en el mundo de la delincuencia.

Por otro lado, el converso asiste a la prisión para compartir su testimonio. Y al contar su acción de regresar las herramientas en la tienda, dos hombre fueron tocados en su corazón y decidieron entregar su vida a Jesucristo.

El hombre sigue en su servicio a Jesucristo y su caso sirve de ejemplo para que otros prisioneros acepten a Jesús.

“No ha regresado a la vida del crimen, sino que sigue el camino de la nueva vida en Cristo”, es parte del testimonio del líder espiritual de Mark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *