Enseñanzas

“ROBAR SU PROPIO BANCO”

¿De qué le sirve a uno —afirmaba Jesucristo— ganar el mundo entero si se pierde o se destruye a sí mismo?” (Lucas 9:25). Lo cierto es que podemos ganar millones y adquirir casas, joyas, lujos y placeres, pero si descuidamos nuestra alma nos estamos robando a nosotros mismos. No sigamos robándonos así. Sometámonos más bien al señorío de Cristo. Él quiere ser nuestro Salvador. Dejemos de robar nuestro propio banco.

¿TIMIDEZ O ANSIEDAD SOCIAL?

Dios lo ama y lo acepta tal como es usted. Él no lo juzga ni lo condena por esos pensamientos ansiosos, pero sí desea que usted lo busque a Él a la vez que Él lo está buscando a usted. Él quiere darle la fortaleza para examinar sus temores irracionales y permitirle cambiar la manera en que usted piensa. El amor de Dios hacia usted tiene el poder para hacerle la guerra a sus temores. Pídale que le ayude a afrontar cada temor y que le dé tranquilidad. Sólo Él tiene el poder necesario para hacerlo, pero es un proceso que exigirá tiempo y esfuerzo.