CHINA: GOBIERNO OBLIGA A IGLESIAS DONAR SUS TEMPLOS

China
Comparte esta Noticia con tus amigos

En China las autoridades  intentan quitar los templos de los cristianos y adquirirlos  forzadamente como “legítimas”.

El objetivo del Partido Comunista Chino (PCCh) es reducir enormemente el número de iglesias para privar a los fieles de sus lugares de culto, suprimiendo y tratando de eliminar el cristianismo.

Hoy, en la mayor parte de China, las actividades cristianas son sobre todo sometidas a controles burocráticos. Hay tres regiones en el país donde los cristianos son particularmente perseguidos, muchos temen pos sus vidas y hasta han tenido que entregar los templos y dejar las congregaciones para que el estado se haga cargo.

Los tipos de persecución que sufren los cristianos:

Opresión comunista y poscomunista: El Partido Comunista trata de mantener el poder limitando las influencias externas y controlando todas las formas de religión, incluida la creciente minoría cristiana.

Opresión islámica: Los cristianos conversos de la minoría musulmana uigur en Xinjiang sufren presión por parte del gobierno local y se enfrentan a la persecución de la familia y la comunidad.

Paranoia dictatorial: El presidente Xi Jinping está incrementando su poder a nivel estatal y los cristianos son vistos como una amenaza potencial.

Nacionalismo budista: Los cristianos tibetanos de trasfondo budista se enfrentan a una fuerte oposición por parte de familia, amigos, vecinos y comunidad local.

¿A quienes afecta esta persecución en China?

El pequeño número de cristianos de trasfondo musulmán o budista en Xinjiang y Tíbet, respectivamente, sufren una fuerte persecución por parte de líderes religiosos, comunidades y familiares no cristianos. En el resto del territorio, las autoridades comunistas están limitando las libertades en toda China en su esfuerzo por controlar la sociedad y permanecer en el poder. Desde que el Partido Comunista se apropió de las leyes sobre religión, el trato a grupos religiosos y especialmente a los cristianos se ha endurecido en todo el país ya que los cristianos son la mayor fuerza social china no controlada por el Estado.

Frecuentemente, si un cristiano de trasfondo musulmán o budista es descubierto por la comunidad y la familia, es amenazado, atacado físicamente y denunciado a las autoridades con el objetivo de hacerlos volver al islam o al budismo. Los cónyuges pueden ser forzados a divorciarse y los hijos separados de sus padres. Todas las iglesias se perciben como una amenaza si se vuelven grandes, vierten mensajes políticos o invitan a extranjeros. 

Se estima que hay unos 97 millones de cristianos en China, muchos de los cuales se reúnen en congregaciones independientes. La creciente popularidad de iglesias no aprobadas por el estado ha provocado el descontento de las autoridades locales, que recelan de cualquier amenaza al rígido control social y político del partido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.