CÓMO CAMBIA LA SALUD DE UN ASTRONAUTA TRAS UN AÑO EN EL ESPACIO

La NASA quería tratar de explicar cómo cambia la salud de un astronauta tras estar un año en el espacio, así que, se valió de la experiencia de Scott Kelly, un astronauta quien tiene un hermano gemelo que se mantuvo en la tierra, mientras él se encontraba orbitando.

El primer resultado que obtuvieron los científicos fue que los telómeros de los glóbulos blancos de Scott se alargaban mientras estaba en el espacio, mientras que los de su hermano, Mark Kelly, se mantuvieron iguales.

Para Susan Bailey, de la Universidad del Estado de Colorado (EE UU), los cuerpos se adaptan al espacio, lo que se considera una gran ventaja para las expediciones futuras.

 “Como la mayoría de las variables biológicas y de salud humana permanecieron estables, o regresaron a los niveles previos, esto sugiere que la salud humana puede ser mantenida en gran medida en vuelos espaciales de esta duración”, según un comunicado de la NASA.

Otras observaciones

Otros de los resultados fueron el engrosamiento de la retina y la carótida, pérdida de peso, disminución en la capacidad cognitiva, daño en el ADN. 

Tras volver a la Tierra su sistema volvió a la normalidad en un 91,3%

Aunque, vale acotar que uno de los aspectos positivos fue el aumento de ácido fólico en la sangre debido, al ejercicio en el espacio y la alimentación adecuada.

Para el científico de la Universidad Johns Hopkins, Sinc Andrew Feinberg, el estrés al que fue sometido Scott es otro de los puntos en contra.

Este equipo de trabajo se conformó por 10 subequipos elegidos por la NASA para este trabajo de investigación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.