CONTINÚAN LAS FUERTES REPRESIONES CONTRA LOS CRISTIANOS EN CAMERÚN

La violencia que se vive en Camerún en contra de los cristianos, está obligando que muchos creyentes salgan huyendo de sus localidades, y esto ha permitido que muchos templos los conviertan sus opresores, en cuartes militares en lugar de centros de adoración.

Un cristiano de la región relato a un medios de comunicación de la localidad que están urgido que intervengan las Naciones Unidas para que se instaure la paz, porque muchas personas están muriendo de hambre, y a algunos les queman sus casas y aldeas, por lo que se ven obligado de salir a refugiarse a Nigeria.

La violencia en cuestión se debe a las protestas en la región de habla inglesa del país, donde algunos grupos militantes han creado la autoproclamada República de Ambazonia en oposición a lo que dicen es la opresión del lado francófono del país.

Se estima que este año, han muerto un centenar de personas, mientras que una buena parte sale huyendo en busca de refugios en otros lugares. Asimismo, se calcula que aproximadamente  50 escuelas primarias y secundarias y hasta hospitales cristianos, son severamente afectados por la situación que ya convirtió cuatro iglesias en cuarteles militares.

“El gobierno de Ambazonia, que controla la mayor parte del Noroeste y el Suroeste, ha colocado a un grupo de soldados en la escuela hasta que se resuelva la crisis”, dijo el Metodista Cristiano.

Dentro de esta gama de violencia los secuestros también han jugado un papel preponderante, en los últimos días se reportó el secuestro de 69 niños, que hombres armados, se llevaron de una escuela iglesia Presbiteriana, pero fueron devueltos a principios de noviembre.

La escuela presbiteriana dijo que cerrará debido a preocupaciones sobre la seguridad.

“Es lamentable que tengamos que cerrar la escuela y enviar a casa a 700 niños”, dijo Forba. “Su seguridad no está asegurada por el estado y los grupos armados los atacan y secuestran constantemente”.

Un caso que cobro relevancia a nivel internacional fue el asesinato  del  misionero estadounidense Charles Wesco, a finales del mes de octubre, víctima de un tiroteo entre el ejército de Camerún y las fuerzas separatistas de habla inglesa.

Wesco  se había mudado a Camerún con su familia, entre ellos ocho de sus hijos, a principios del mes de octubre tras vender la mayoría de sus bienes en Estados Unidos, con el objetivo de ser misionero en la Iglesia Bautista Believers en Warsaw, Indiana.