CRISTIANO ES DEMANDADO PORQUE OBLIGABA A SUS COLABORADORES ASISTIR A ESTUDIOS BÍBLICOS

Una demanda de 80 mil dólares, tiene en su contra un empresario cristiano de Oregón, de parte de un ex colaborador, que alega que les exigía que asistieran a estudios bíblicos semanales.

Según reporte de un medio de comunicación internacional, el nombre del demandado corresponde a Joel Dahl, propietario de la empresa “Dahled Up Construction”, la cual se dedica a realizar trabajos en pintura, techos y construcción. Asimismo, el reporte detalla que el empresario construyó su negocio basado en principios cristianos, los cuales adquirió cuándo conoció el poder de la palabra, durante el tiempo que estuvo en prisión.

El empresario cristiano fue demandado por su ex colaborador, Ryan Coleman, quien asegura que lo despidió porque se negó a asistir a estudios bíblicos semanales, a los cuales obligaba a todos los colaboradores. Asimismo, relato que los estudios bíblicos eran de una hora por semana y era dirigido por un ministro cristiano, la participación a dichos estudios eran durante las horas laborales, por lo tanto, eran remunerados por la asistencia.

El ex colaborador, narró a un medio de comunicación de la localidad, que ante la falta de empleo tuvo que asistir a los estudios por aproximadamente seis meses, hasta que decidió dejar de asistir.

Por otro lado, el ex colaborador contó que manifestó a su jefe que dejaría de asistir a los estudios bíblicos, porque consideraba que no era lo suyo, por lo que procedió a despedirlo, no sin antes expresarle que no tenía derecho a decirle a que Dios tenía que orar.

La demanda de Coleman sostiene que Dahl lo discriminó por motivos de religión al rescindir su empleo. Mientras tanto el empresario cristiano considera que las afirmaciones de su ex colaborador son injustificadas.

El abogado del empresario cristiano, Ken Hickam, aseguro que su representado siente que es desafortunado que él (Coleman) ahora esté tratando de explotar sus honorables intenciones, para obtener ganancias financieras injustificadas.

También, preciso que no  discute las afirmaciones de Coleman sobre la obligación de asistir al estudio, pero dijo que es legal porque Dahl le paga a sus empleados para que asistan.

Según la publicación empresario cristiano tiene pensado apoyar a los presos que una vez fueron como él, y que de otro modo podrían tener dificultades para encontrar trabajo debido a sus errores pasados, encontrar la redención.

La Corte Suprema ha sostenido repetidamente en los últimos años que los dueños de negocios cristianos son,  libres para operar sus compañías de acuerdo con los principios de su fe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *