CUANDO LOS PLANES DE DIOS DUELEN

Cuando los planes de Dios no siempre son lo que nosotros esperamos, es probable que nos duela un poco, pero, no significa que no sea lo correcto. 

Lo principal en estos casos, es la obediencia, porque no siempre debemos hacer lo que pensamos, a veces, debemos hacer lo que no nos gusta para agradar a Dios.

Desde vender todos nuestros bienes hasta sacrificar años de nuestra vida para que otros sean salvos por causa de nosotros.

El Señor Jesucristo dio su vida por nosotros, fue el mejor sacrificio que pudo hacer por amor a todos nosotros y es algo que debemos agradecer siempre.

Cumple con los planes de Dios

A menudo nuestros sueños han de ser olvidados pero, es mejor de esta manera para que podamos crecer como personas.

Ayudar a otros es fundamental para que el reino de los cielos pueda ser enseñado a muchos.

Con nuestro ejemplo siempre lograremos más que con solo palabras. Lo esencial es no olvidar que hay un Dios observándonos.

A veces las barreras para el no cumplimiento de los planes de Dios, los ponemos nosotros, porque pensamos que no podremos lograr nada.

Cuando sientas que a tu mente lleguen pensamientos negativos, siempre busca un momento para reflexionar.

No estaríamos aquí si no fuera por una palabra, un ejemplo, una enseñanza. No estaríamos aquí si no fuera por Dios.

Entonces, por esta sencilla razón, debemos cumplir con los planes de Dios, así no nos guste, porque su voluntad siempre será mejor que la nuestra.

¡Cumple los planes de Dios!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.