DIOS SALVA A UN NIÑO QUE ESTUVO A PUNTO DE MORIR

Brenden Scott, de 9 años, estuvo a punto de morir cuando una minivan lo atropelló. Sin embargo, sus padres oraron a Dios y él respondió.

El niño quedó gravemente herido con una severa hemorragia interna, un pulmón perforado y su cráneo afectado.

Su padres, Richard, clamó a Dios por la vida de su hijo antes de que fuera intervenido quirúrgicamente.

El vientre del niño estaba lleno de sangre por causa de una severa hemorragia y estando en quirófano, su corazón se detuvo.

Súplica

“Dios, por favor, no te lleves a mi bebé. Por favor, no te lleves a mi bebé”, oró la madre del pequeño, Jennifer Scott.

Por su parte, los médicos no le daban esperanza de vida al niño, ya que, estaba muy gravemente herido.

Pero, sorpresivamente, el corazón de Brenden reaccionó y volvió a latir.

“Nos dijeron incluso que si sobrevivía, no esperáramos que fuera el mismo niño de antes”, aseguró la madre del niño.

Los padres de Brenden estaban plenamente confiados en Dios y el Señor les respondió, ya que, afortunadamente su hijo se encuentra en recuperación.

El accidente ocurrió el 9 de diciembre de 2018, hoy, siete meses después del accidente, Brenden puede comunicarse normalmente con todos.

Cuando se le preguntó al niño sobre si se acordaba de lo que pasó al momento del accidente, el pequeño respondió que no recordaba nada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.