EL PODER DE LA FE

Comparte esta Noticia con tus amigos

En ocasiones, cuando pasamos por momentos difíciles, lo primero que muchas personas hacen es culpar a Dios de sus problemas sin activar la fe.

Pero, muchos se olvidan del poder de la fe. Dios es más grande que tu problema, más grande que tu necesidad.

El Señor llevó nuestras enfermedades en la cruz del Calvario, en un madero fue crucificado y sus heridas nos dieron hoy redención.

Nunca te canses de orar, de buscar a Dios, de pedir por esas circunstancias difíciles. Pero, recuerda que sobre todo esto está el Señor.

Voluntad divina

Aceptar la voluntad de Dios es difícil pero debemos confiar en que él siempre nos dará lo mejor.

Que sus decisiones son las más correctas, aunque muchas veces nos cueste aceptarlas.

Si estás pasando por una enfermedad, es necesario que sepas que tú no naciste con eso, que Dios tiene poder para sanarte.

La fe puede mover montañas, puede traer sanidad. Cuando nosotros sabemos esto, todo es más fácil.

Nuestro espíritu reconoce cuándo Dios nos habla, nos sana y nos da poder.

Si quieres experimentar la sanidad divina, lo primero que debes hacer es pedir con fe.

A lo largo de la historia hemos visto muchos testimonios que nos hablan del poder de Dios. Enfermos han sido sanados.

Endemoniados han sido libertados, problemas de drogadicción han sido erradicados. Eso solo lo hace Dios.

Ningún espíritu inmundo puede contra nosotros, porque la sangre de Cristo nos salva, nos rescata en estas circunstancias.

Debemos reposar en el Señor y tener la certeza de que todo va estar bien. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.