EN CHINA VIGILAS LAS CONGREGACIONES CON CÁMARAS DE SEGURIDAD

Las iglesias cristianas en China durante mucho tiempo han sido perseguidas y ahora están siendo obligadas a aceptar cámaras de vigilancia dentro de sus instalaciones, para monitorear lo que sucede en los cultos, así como de sus asistentes, eso ha causado baste molestias e indignación por parte de los creyentes.

Esta es una de las manera en que las autoridades chinas se están volviendo más radicales en sus esfuerzos de registrar y controlar la información de identificación de todos los cristianos. Según el informe del Bitter Winter, la policía china registra a los creyentes que ingresan al templo y luego aparecen en sus casas para “inspecciones”. Constantemente a estas congregaciones se les ha tratado como si fueran delincuentes, donde siempre se les registra y se les hace seguimiento de cada actividad que realizan, la razón y el fin de la misma.

Para los dirigentes y autoridades de la nación esto es un acto normal, no solo porque la religión como tal, no es de su cultura sino es un método para controlar tanto las finanzas como el controlar la capacidad de la iglesia para persuadir a los ciudadanos. La Iglesia Protestante Three-Self, controlada por el Estado, siempre estuvo bajo el estricto control y supervisión de las autoridades, que tuvo que poner cámaras de vigilancia en varias de sus iglesias como forma de monitoreo de sus sermones. Si el Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD, por sus siglas en inglés) cree que el contenido de un sermón viola sus reglas, el predicador en cuestión es llevado inmediatamente a una “conversación” y puede ser arrestado.

A pesar de la ostensiva vigilancia, eso no parece haber tranquilizado a las autoridades, afirma el informe. “El control de los miembros de la iglesia se está volviendo cada vez más riguroso”, afirma. Una de las experiencias de la iglesia Three-Self en la ciudad de Tieling, en la provincia de Liaoning, muestra cómo la supervisión está afectando a los creyentes. “Los congregantes tienen temor  y se están alejando de la iglesia”, dice el informe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *