EXSOLDADO COMUNISTA ACEPTA A JESÚS COMO SU SALVADOR Y PREDICA DEL AMOR DE DIOS

El ex oficial de la dictadura coreana, Yong-Hwa, se convierte a Cristo y ahora dirige un ministerio en Corea del Sur y ayuda a desertores del régimen norcoreano.

En julio de 1988, el régimen norcoreano acusó a Yong-Hwa de desleal, ya que, un tren proveniente de Rusia hacia Coreal del Norte, se volcó. En ese entonces, Hwa era líder de la operación.

“La deslealtad no tuvo nada que ver con el accidente. Me condenaron a muerte, iba a ser ejecutado”, dijo Yong-Hwa.

Esta acusación hizo que él huyera a China con la idea de suicidarse, sin embargo, de camino a este país, escuchó una radio cristiana surcoreana que estaba transmitiendo un mensaje de Dios.

A través de ese mensaje sus ojos fueron abiertos y se dio cuenta de que los desertores del régimen norcoreano eran torturados y matados. Una verdad que ha estado escondida durante años por la dictadura.

Buscando respuestas

Con la idea de encontrar más respuestas, Yong-Hwa, fue a la Embajada de Corea del Sur en Hanoi, Vietnam, donde permaneció dos años bajo prisión.

Mientras se encontraba en la cárcel, un preso le habló del evangelio y le dio una Biblia, él inmediatamente oró a Dios y le pidió que cambiara su vida.

“Había maldecido a Dios durante toda mi vida y ahora estaba allí, clamando por su ayuda”, dijo Yong-Hwa.

El ex oficial logró escapar antes de ser repatriado por el gobierno norcoreano y logró refugiarse en Corea del Sur, donde encontró apoyo financiero.

Luego de salir de prisión se trasladó a Japón, en donde lo encarcelaron dos años porque pensaban que era un espía norcoreano.

Sin embargo, Hwa sabía que Dios lo estaba acompañando en todo este proceso. Luego, regresó a Corea del Sur y fundó la Asociación de Derechos Humanos de los Refugiados de Corea del Norte, para ayudar a los desertores del régimen de Kim Jong-un.

Existen alrededor de 230.000 desertores en Corea del Sur, los cuales corren riesgos de ser repatriados a su país de origen porque no cuentan con un soporte legal que los ayude en su vulnerabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *