Mundo Nuevo Politica

Florence se baja a categoría 1, pero aun es temible

Por: AFP

En la noche de ayer, sus vientos comenzaron a menguar.  Pero este viernes se espera que toque tierra.  Aunque los reportes del Centro Nacional de Huracanes (NHC) indican que Florence pasó de ser categoría dos a uno en las últimas horas de este jueves, los expertos insisten en que aún es una potencial amenaza para la costa oriental de Estados Unidos.

Se espera que el huracán toque tierra entre la noche de este viernes y el sábado. La amenaza de inundaciones por las fuertes lluvias en Carolina del Sur y Carolina del Norte se mantiene.

Según los reportes, los vientos alcanzan los 150 kilómetros por hora y avanza a una velocidad de entre 7 y 9 kilómetros por hora.

En el último informe se indicaba que el ciclón estaba a 95 kilómetros de Wilmington, en Carolina del Norte. Brock Long, director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), ha advertido a la población de tomarse al fenómeno serieamente independientemente de su categoría.

En Carolina del Norte, unos 150.000 hogares ya se encuentran sin energía eléctrica, según el servicio local de emergencias. Y, por su parte, Wilmington sufría fuertes ráfagas de viento, según un periodista de la AFP.

Algunos habitantes comentan que las horas previas a la llegada de Florence no han sido tan difíciles como creían. Otros, incluso, han ignorado las indicaciones de evacuación. Jeff Cunningham, por ejemplo,  decidió permanecer en su bote, amarrado en la marina de North Myrtle Beach, Carolina del Sur. “Durante 20 años, me quedé en cada huracán; no va a ser demasiado grande”, dijo a la AFP..

Las órdenes de evacuación alcanzaron a unas 1,7 millones de personas en Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia que desde el miércoles se desplazaron para refugiarse de la tormenta.

Según el Servicio Nacional de Meteorologia (NWS), unos 4,9 millones de personas sufrirán precipitaciones de más de 250 mm en los cinco próximos días. Expertos insisten en que las inundaciones serían letales y causarían fuertes daños en la infraestructura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *