JUGADOR AUSTRALIANO DESPEDIDO POR HONRAR A DIOS

jugador

Israel Folau  un jugador australiano del deporte de rugby  fue despedido de su equipo hace dos meses atrás; a la vez  le fue cancelado su contrato millonario por  por sus comentarios homofóbicos en las redes sociales. Actualmente enfrenta una demanda para apelar a la restitución de sus derechos económicos.

Al jugador lo condenaron por el polémico mensaje que compartió en su cuenta de Instagram y por el que además, no se disculpó. “Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos e idólatras,  entre otros, les espera el infierno a menos de que se arrepientan; solo Jesús puede salvarlos.

 Folau, quién además es un ferviente cristiano evangelista defendió su posición ante los hechos; el dijó  que  defendía  “lo que dice la Biblia”. “Yo compartí (el mensaje) con amor. Puedo ver el otro lado de la moneda y ver la reacciones de la gente que son totalmente opuestas a como lo veo yo”, le dijo el jugador al diario australiano Sydney Morning Herald.

Primero y ante todo, ahora vivo para Dios (…). Creo que sus planes para mí son mejores de lo que sea que yo pueda pensar. Si son que deje de jugar, que así sea”, añadió.

El director ejecutivo de Rugby Australia, Raelene Castle,  cuenta que a Israel  se le advirtió formalmente y en repetidas oportunidades lo que se esperaba de él como jugador de la selección y NSW Waratahs respecto al uso de redes sociales y no cumplió con estas obligaciones”, señaló.

“Se le dejó en claro que cualquier publicación o comentario en redes sociales que sea irrespetuoso con la gente por su sexualidad sería castigado con una medida disciplinaria”.

Según la federación australiana, el jugador  de 30 años, “cometió un violación de alto nivel de Código de Conducta de Jugadores Profesionales y por ello se termina su contrato de trabajo”.

Por otro lado los abogados de Folau  buscan una “compensación substancial” para el jugador, alegan que el despido fue una violación del contrato ya que, según sostienen, se basó en consideraciones religiosas.

El nuestro es un país fantástico construido sobre principios importantes, incluida la libertad de religión”, dijo Folau en un comunicado. “Ningún australiano de cualquier confesión debería ser despedido por practicar su religión”, añadió el zaguero de 30 años, que se mostró agradecido y orgulloso por haber podido representar a Australia en este deporte.

Actualmente Folau trabaja en una campaña para poder recolectar y  financiar su batalla legal contra el Rugby Australia, que puso fin a su contrato de 4 millones de dólares.

Folau fue nominado a Mejor jugador del mundo en 2012 y 2017. Es un jóven firme en sus convicciones y pide a  los cristianos que prediquen del arrepentimiento; a la vez alentó a los cristianos a mantenerse firmes en sus convicciones después de ser expulsado de su equipo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.