LA BALLENA SE COME A SU MISMA ESPECIE EN  LA PREHISTORIA

El Valle de las Ballenas es como se conoce a lo que este lugar se considera Patrimonio de la Humanidad sobre todo por la cantidad de fósiles de ballenas antiguas que se han hallado en la zona. A pesar de que en la actualidad El Valle está seco, durante el Eoceno, hace más o menos 35 millones de años, se trataba de un mar poco profundo con distintos seres marinos, por lo que no es nada difícil encontrar fósiles.

Es en el año 2010 que descubrieron restos de un ejemplar de la especie Basilosaurus isis, una ballena de 15 metros que en el Eoceno tardío se alimentaba de peces grandes, un animal marino que vivió aproximadamente hace 45 millones de años, y podía medir hasta dieciocho metros de largo. Pero, el descubrimiento más apasionante se ha realizado en su interior.

Y es que, en lo que era su estómago, los paleontólogos han hallado los huesos de otra primitiva variedad de cetáceo llamada D. atrox, que era de un tamaño mucho menor, ya que sus ejemplares medían tan solo alrededor de cinco metros. El cráneo del D. atrox muestra marcas de colmillos. Lo que parece indicar que el Basilosaurus lo mató mordiéndole en la cabeza, antes de devorarlo. El Basilosaurus era un temible depredador, con un gran hocico y afilados dientes, entre los que destacaban unos puntiagudos incisivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *