PODER TRANSFORMADOR: PELIGROSO PANDILLERO CONVERTIDO EN PASTOR TRAS CONOCER LA PALABRA

Existen muchas personas transformadas por el poder de la Palabra de Dios. Entre ellos Casey Díaz, un peligroso ex pandillero y asesino que gustaba disfrutar del mundo violento. Pero, conocer el mensaje de la en las Sagradas Escrituras, transformó su vida, hasta convertirse en un servidor de Jesucristo.  

Díaz, da testimonio de su vida en un libro que títuloThe Shot Caller”. El hombre cuenta como milagrosamente salió del mundo de las pandillas, de violencia para entregarse una vida renovad en Cristo.

El hombre narra que llegó a Estados Unidos procedente de El Salvador, a la edad de dos años. Agrego que cuando tenía ocho años, se entregó a la vida de las drogas el alcohol y se enfrentó el abuso que cometía su padre contra su madre.

Por otro lado, el ahora líder espiritual narra tuvo que vivir la violencia en las calles.

Tras todo ese mundo de violencia Díaz a la edad de once años se unió al mundo de las pandillas. Y sus inició fue apuñalando a un miembro de una pandilla rival, y luego cometer delitos más graves.

“Empiezas a disfrutarlo, y suena enfermo porque lo es. Pero realmente disfrutas participando en la violencia de esto”, es parte del relato del ex pandillero.

También, relato que a los 16 años cometió asesinato, delito por el cual estuvo detenido, a la edad de 21 años. Pero, sería la cárcel la que le cambiaría la vida.

Al reclusorio llegaba una iglesia Bautista y una mujer se acercó a la celda donde estaba y ese momento cambió su vida.

“Ella vino allí y les pidió a los guardias que se acercaran a mi celda. Ella dijo: voy a orar por ti. Voy a ponerte en mi lista de resultados. Voy a orar por ti,  y Jesús te va a usar “fue el relato del pastor según CBN News.

El ahora pastor narró que en ese momento pensó que la mujer estaba loca. Pero, en los años siguientes ella continuó llegando y él tuvo la oportunidad de cambiar su vida, en ese tiempo de visita de la iglesia.

“Cristo se hizo real en mi celda. Sabía que había pecado ante Dios. Eso fue el punto de cambió para mí” relato Días, según CBN News.

Díaz decidió hacerse creyente cristiano y tras su liberación de la cárcel, se casó y procreo tres hijos. Además, es pastos de una iglesia en Burbank, California.

Su testimonio lo comparte a través del libro The Shot Caller. Para él su objetivo es compartir una historia verdadera para mostrar al mundo la manifestación del poder de Dios en el corazón de los seres humanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.