PRIMER MINISTRO PAKISTANÍ ASEGURA QUE LA HISTORIA NO REGISTRA A JESÚS E INSTA A CRIMINALIZAR LA BLASFEMIA EN ORIENTE

Controversial se volvió en los últimos días de noviembre, el primer ministro Pakistanía, Imran Khan, quien durante un discurso afirmó que en la historia no se menciona Jesús e instó a que en oriente se sigan fomentando leyes severas contra la blasfemia.

Según una publicación de un medio de la localidad el primer ministro dijo: “Hubo otros profetas de Alá [aparte de Mohammad], pero no hay ninguna mención de ellos en la historia humana. Hay una mención insignificante de ellos. Se menciona a Moisés, pero no hay una mención de Jesús en la historia”, de acuerdo a publicación de CBN News.

Asimismo, detalló en su discurso que  la vida de Mahoma, quien fue el último profeta de Alá, si es parte de la historia.

Por otro lado, aprovechó para referirse a los trabajos que realiza Pakistán para contrarrestar la blasfemia, porque en ese país insultar a Mahoma es un crimen que se debe pagar con la muerte.

También,  dijo que el cabildeo de Pakistán en la Organización de Cooperación Islámica y las Naciones Unidas ha trabajado para combatir la blasfemia en los países occidentales.

En este sentido, apunto que el  Tribunal Europeo de Derechos Humanos confirmó el mes pasado la condena de una mujer austriaca que comparo el matrimonio de Mahoma a una relación pedofilia con un niño de seis años.

“Ocurrió algo que nunca antes había ocurrido. El Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea dijo por primera vez que no se puede herir la religión de alguien con el pretexto de la libertad de expresión, y especialmente que no se puede blasfemar contra el honor de Mohammed”, dijo el controvertido primer ministro.

No obstante, aseguro  que las protestas violentas contra la blasfemia son mal interpretadas por Occidente.

También,  instó a los países de todo el mundo a adoptar una “Convención internacional para prevenir la difamación de las religiones”. Dijo que el objetivo es garantizar que “la libertad de expresión no se pueda usar como pretexto para herir a los 1.250 millones de musulmanes del mundo”.

El discurso del primer ministro llega en un momento en que los musulmanes radicales de Pakistán piden el asesinato de Asia Bibi, una mujer cristiana acusada de insultar a Mohammed.

Recientemente fue absuelta de todos los cargos, pero permanece en peligro mientras ella y su familia buscan asilo en Occidente.

Los extremistas radicales también están pidiendo la ejecución de los jueces de la Corte Suprema de Pakistán que la liberaron.