PRISIONERO AYUDA A CONVERTIRSE A CRISTO A 8.600 CONDENADOS

Comparte esta Noticia con tus amigos

Durante un genocidio en contra de los Tutsis en 1994 donde murieron aproximadamente 800.000 personas de una nación cristiana, Callixte Karemangingo quien fue un prisionero ya que participo en contra de estos pero realmente fue incitado a la violencia por propagandas extremistas de parte de algunos líderes políticos. Un año más tarde cuando hubo un cambio de gobierno Callixte fue a la cárcel para pagar una condena por todos ,los asesinatos que había cometido, al haber transcurrido cinco años en prisión este ya estaba teniendo una relación cercana con Jesucristo.

Lo que muchos creería imposible luego de tal hecho atroz “[Me arrepentí] en Febrero 8 del 2000. Eso fue cuando recibí mi revelación”, le dijo Callixte a los reporteros que lo visitaron, a su esposa y a sus amigos durante un viaje con la agencia humanitaria de World Vision. “Había una voz que me decía que el aire iba a soplar pero a aquel que se ha arrepentido de sus pecados desde el fondo de su corazón, ese aire no le haría nada”. Luego de arrepentirse por todos los pecados que había cometido este hombre solo quería demostrarle a Dios que él podía hacer mucho más que creer en Él, entonces comenzó a predicar.

 “Estaba pensando de los Ruandeses que fueron culpados por su tribu cuando ellos no eran culpables. Rompía en llanto cada vez que pensaba en eso”. Este hombre de fe luego de haber sido transformado promover un movimiento que ayudara a que otros hombres como el también escucharan la palabra de Dios y pudieran ser parte de la reconciliación que la historia y viles políticos les motivaron a cometer delitos.  “Me convertí en maestro para la corte comunitaria de la prisión. Les podía enseñar sobre vivir con otros”, explicó él. “Siempre podía enfatizar en el hecho de que Dios me dijo que sea que pida perdón será perdonado”.

Es por ello que se ha convertido en uno de los más reconocidos líderes de la nación y en la prisión que ha estado ayudando a por lo menos 8.600 prisioneros para que se arrepientan y tengan un cambio de “El número [8,600] es realmente pequeño comparado con el número de personas que pidieron perdón y fueron liberados porque dijeron la verdad”, dijo el.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.