¿PUEDE UN HIJO DE DIOS PARTICIPAR EN LA POLÍTICA?

Comparte esta Noticia con tus amigos

Una de las interrogantes que muchos creyentes se hacen hoy en día es el hecho de que si pueden participar o no en la política. ¿Qué piensas tú de esto? Evidentemente, existen beneficios al entrar a la administración pública, pero, ¿Qué dirá Dios de esto? 

Estamos en un mundo cambiante, ya que, la iglesia de hoy ha realizado alianzas con los gobiernos para mantenerse a través del tiempo, logrando de esta manera que se produzca una unión entre la Iglesia, el Estado y la Comunidad. 

Considero que Dios mucho más para nosotros que simplemente enfocarnos en lo que no nos corresponde. Lamentablemente, muchos gobiernos están tomando decisiones claves que cambiarán no solo el curso de una nación sino el establecimiento de un nuevo orden mundial en donde reina el libertinaje.

Como hijos de Dios, nuestro principal papel es orar y seguir evangelizando pero, cómo se puede predicar la palabra desde un puesto político sin ser manipulados en el mensaje que vayamos a lanzar.

Generalmente, en estos tiempos, se ha usado la palabra de Dios no solo para enriquecerse sino también para ganar votos y así, controlar las masas. Qué difícil es conseguir consagración en la iglesia de hoy, ya que, muchas se han dejado influenciar por el pensamiento humano.

Veamos algunos ejemplos de la Biblia:

David y su hijo Salomón fueron escogidos por Dios para llevar adelante no solo el destino de Israel sino también para servir como un referente de obediencia y honestidad en todo. Evidentemente, en aquellos tiempos esto funcionó, ya que, el pueblo completo se rindió al Señor y buscaron a Dios de todo corazón. El problema que se presenta en estos tiempos al implementar esto es en el hecho de que nos encontramos con unos ciudadanos más estudiados, difíciles de convencer y que muchos, se han alejado de los principios divinos para vivir su vida como mejor les parece.

¿Cómo cambiar esta sociedad desde un puesto político sin utilizar una figura religiosa? Debemos comprender que no se deben mezclar ambas cosas, o eres hijo de Dios y te dedicas a ganar almas tal como lo enseñó Jesucristo o te dedicas solo a ser político y a vender tus mensajes y pensamientos para convencer a muchos.

Otro punto clave es el hecho de que en los tiempos de David, era necesario establecer una autoridad religiosa puesto que el pueblo se había contaminado con otras costumbres y la realidad de Israel es distinta a la realidad de otros países.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.