REPRESENTANTE DE LA ONU ADVIERTE QUE CONSERVADURISMO QUE SE PROMUEVE DESDE LAS IGLESIAS EMPEORA LA VIOLENCIA MACHISTA

La directora regional de ONU Mujeres, Lara Blanco, aseguró que la ideología conservadora y moralista que promueven algunas instituciones e iglesias, en Latinoamérica, puede empeorar el fenómeno de violencia machista en la región que es considerada una de las más afectada a nivel mundial por dicho fenómeno.

La representante del organismo, fue categórica en decir que la ideología conservadora que fomentan algunos movimientos o iglesias en la región está impactando en la lucha contra la violencia machista, y que “la visibilidad y la movilización social no han logrado poner freno a este flagelo”.

La funcionaria dijo: “Tenemos que pasar del momento de denunciar el conservadurismo al momento de exigirles y cobrarles a aquellos que están lanzando estos mensajes (conservadores) el precio de lo que están diciendo”.

Las aseveraciones fueron hechas cuando inauguro un conversatorio regional en Panamá con motivo de los 16 días de activismo contra la violencia machista, una campaña internacional, que se celebra desde 1991, que se está realizando desde finales de noviembre y el cual concluye este próximo y concluye el próximo 10 de diciembre, fecha en que se celebra el día de los derechos humanos.

Latinoamérica es la región que mantiene la tasa más alta de violencia contra las mujeres fuera de la pareja (10,7 %) y la segunda más alta dentro de la pareja (29,8 %), según datos del organismo internacional.

La región, apuntó la ejecutiva, registró cerca de 15 mil  asesinatos de mujeres en 2017, de los cuales 2 mil 600 fueron tipificados como feminicidios, y alberga 14 de los 25 países con las tasas de feminicidios más altas del mundo.

“Estas estadísticas, sin embargo, por alarmantes que sean subestiman el fenómeno pues no tienen en cuenta el número de mujeres y niñas desaparecidas”, lamentó.

La situación es especialmente preocupante en el denominado Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) y en algunas islas del Caribe, mientras que en el sur del continente la mayor prevalencia se da en Bolivia y Paraguay.

“Nos preocupa mucho el caso de El Salvador, que tiene una tasa de homicidios de mujeres de 10,2 por cada 100.000 habitantes. La Organización Mundial de la Salud considera epidemia cuando la tasa está por encima de 10”, admitió.

Blanco también denunció las “crecientes” amenazas que sufren las defensoras de derechos humanos en ciertos países de la región y la violencia que están padeciendo las mujeres y niñas que integran las caravanas de migrantes.

“El empoderamiento de las mujeres y niñas tiene un efecto multiplicador y ayuda a promover la prosperidad y el progreso social de nuestros países. Debemos actuar ya”, instó.

Con Información de EFE