Iglesia enseñanzas

EL ASESINO SILENCIOSO

El único remedio contra el gas letal es el aire puro, el oxígeno vital y renovador. Así mismo, el único remedio contra el adormecimiento espiritual es el Espíritu de Jesucristo. Abramos nuestro corazón a Cristo. Su doctrina es nuestra salvación, y su persona, nuestro Salvador.

“MI ESPOSA ME PEGABA”

Este es el caso de un hombre que “descargó su conciencia”. Mi esposa me trataba muy mal. Me pegaba…Me llegó a clavar un cuchillo en el brazo cuando nuestra hija tenía seis años, y la niña lo vio todo. Sólo Dios tiene suficiente poder para ayudarlo a salir del lío en que se ha metido. Le aconsejamos que le pida perdón a Él, en el nombre de su Hijo Jesucristo, quien se sacrificó en la cruz por nuestros pecados. Luego resuelva seguir a Cristo al obedecer los Diez Mandamientos.

PARA QUE NO MURIERA SU HIJO

Moisés, el autor de los primeros cinco libros de la Biblia, lo califica más bien como el “Dios de dioses y Señor de señores…el gran Dios…que no actúa con parcialidad ni acepta sobornos”. Por eso nos advierte San Pablo: “No crean ustedes que pueden engañar a Dios. Cada uno cosechará lo que haya sembrado”. Más vale entonces que sembremos buenas obras para cosechar fruto de ellas.

A PESAR DE ASISTIR JUNTOS A LA IGLESIA

Muchas personas sostienen que la iglesia está llena de hipócritas debido a que aún hay evidencia de pecado en la vida de los seguidores de Cristo. Lo que no comprenden es que los que asisten a la iglesia no son perfectos, sino que participan activamente en un proceso que contribuirá a que sean más y más como Cristo. Siempre habrá algunos que son verdaderos hipócritas, pero la mayoría son apenas seres humanos que están siguiendo al Único que sí es perfecto.