VESTIMENTA DE UNA HIJA DE DIOS

Existen cristianos y congregaciones que a menudo se les escucha decir: “No importa lo que vistas. Dios solo mira el corazón” Pero, ¿Cómo deberían vestir las hijas de Dios en este tiempo? En la Biblia Pablo exhorta a las mujeres a vestir con “pudor y modestia”, en el primer libro de Timoteo 2:9-10.

La iglesia es un lugar para adorar a Dios y no una pasarela. Existen cristianas que sobrepasan los límites y visten de manera inapropiada en los cultos, unas usan escotes, otras visten ropa muy ajustada.

En tiempos antiguos, era común ver a las mujeres usar túnicas largas, sin atavíos (pendientes) ni peinados ostentosos. Pero esta regla, según la cultura judía era muy sagrada. Generalmente, conductas inapropiadas al vestir era una imagen características de las mujeres paganas, que pertenecían a otros pueblos.

Esto no significa que Dios no esté de acuerdo con el aseo personal, puesto que es indispensable mantener una buena higiene por cuestiones de salud. Pero, también se debe tener presente que se sirve a un Creador de orden, pureza, santidad.

Es más agradable y grato ante Dios, mantener una buena presentación de lo que somos como personas, sin dar un mal ejemplo a los demás, sobre todo, cuando se trata de evangelizar a nuevos creyentes.

Ciertamente, Dios es misericordioso con sus hijos, pero no debemos ignorar el hecho de que se le debe respeto, honra y obediencia.

En Proverbios 31:10 se habla de la mujer sabia. “Mujer Virtuosa, ¿quién la hallará?, porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

Una mujer sabia conoce perfectamente lo que le agrada o no, a Dios. Si ella desea estar bien con el Señor, se abstendrá de hacer cosas que le desagraden.